X
GO
Dónde, Cuándo, Quién

Dónde: 
En tu Centro de Terapias Creación Única ubicado en la calle Parque, 13, junto a la estación de cercanías de Renfe de Alcalá de Henares.

Cuándo: 
Todos los días laborables de 9:30h a 20h previa petición de cita.

Información y reserva:
Teléfono: 644 29 87 01
Correo: escribe@creacionunica.com

Sesiones realizadas por:
Teresa Alcázar

Técnica Metamórfica - La transformación hacia tu propio Ser

La Técnica Metamórfica, también llamada masaje metamórfico, nos ayuda a despertar nuestra sabiduría interior, a liberar nuestra energía y a sanar nuestras experiencias y memorias estancadas. En definitiva, nos ayuda a encontrar nuestro propio camino, a dialogar con nuestro propio Ser.

Con las sesiones de Técnica Metamórfica podremos descubrir nuestro gran potencial en la vida. Descubriremos nuestra capacidad para sanarnos, para transformar la enfermedad en salud, para encontrar nuestro propósito en la vida, para hallar la serenidad y calma que necesitamos en nuestro interior, en nuestra mente. Un silencio que nos permite escuchar a nuestro Ser y, de este modo, conocer quiénes somos en realidad, sin herencias, sin influencias, quiénes somos en el sentido más puro. Nos remite a nuestra esencia.

Tienes el potencial dentro de tí, sólo tienes que recordarlo. Pide tu cita y encuéntrate.

Esta técnica es tan poderosa y amplia que tiene su propio espacio virtual con muchísima más información. Te invito a ampliar tus conocimientos visitando mi página web www.masajemetamorfico.com

Testimonios
  • Soy médico y quizá por mi profesión siempre me he considerado una persona muy racional, analítica. Comencé a recibir sesiones de Metamórfica en un momento donde el dolor que sufría, debido a una patología de columna, se había incrementado notablemente. Recuerdo que no estaba muy convencido (mi mente racional imagino) pero me preguntaste “¿qué tienes que perder?” No se si lo recordarás. Así que frente a mi falta de respuesta me animé a probarlo. Los resultados aún me siguen asombrando. Tras la tercera sesión ya tuve que reducir la dosis de mi tratamiento. A la quinta empecé a recuperarme, de tal manera que pude comenzar de nuevo mi ritmo habitual. No puedo explicar la mejoría. No era por el calor recibido ya que ni siquiera me tocabas en la zona afectada. Siempre he creído que eres tú y que aunque digas que lo puede hacer todo el mundo, tienes algo especial. Es la mejor explicación que encuentro. Sea como fuese gracias por sorprenderme y mostrarme que nuestra capacidad tiene aún mucho por descubrir.

    Jesus R.
  • No estaba muy convencida de escribir y contar mi experiencia. Creo que me da miedo que alguien pueda reconocerme pero este tiempo con Teresa me está enseñando a ir superando mis miedos así que aquí estoy….. Fui porque me habían diagnosticado fibromialgia y mi médico me había aconsejado ir al psicólogo. Tengo dos niños y no entendía porqué tenía que ir al psicólogo si a mi me dolía de verdad. Tenía la sensación de que para todo el mundo era mi cabeza, que no estaba enferma y me lo estaba inventando. Durante un tiempo lo intenté. Fui al psicólogo y aparenté para todo el mundo que estaba mejor. Lloraba a solas. Veía como mis niños se alejaban de mi porque no podía jugar con ellos. Veía como me alejaba de mi marido porque ya no quería estar con él. Lo intenté pero cada vez me sentía peor. La psicóloga debió de darse cuenta porque me derivó al psiquiatra. Yo trabajo en sanidad así que sabía lo que eso significaba: pastillas. Y yo no quería. Encontré a Teresa por casualidad en internet. Leí su página y, no sé, había algo que no puedo explicar pero que me animó a llamarla. Fui con más miedo que verguenza y me encantó. Por primera vez en tantos meses salí relajada y en ningún momento no me sentí juzgada. Incluso lloré y eso que nunca lo hago delante de nadie. Y ella me miraba con ternura, como si fuese normal, como si no pasara nada. Cuando estoy con ella parece todo tan fácil… Llevo ya un tiempo yendo a verla y me encuento mucho mejor. La gente me pregunta por el cambio y les digo que es el taichi que me viene bien. Sé que a Teresa no le gustan las mentiras pero todavía no estoy preparada para contar la verdad. ni siquiera a mi marido. Además, se que ella no me juzga y me deja que vaya a mi ritmo. Yo estoy mejor, descubriendo cosas de mi misma que parecía que no quería contarme. Y mi familia también está mejor. Teresa dice que es porque yo lo estoy. No lo sé pero venir a las sesiones me ayuda y eso es lo único que me importa. A mi me costó buscar algo diferente para ayudarme así que espero que contando mi historia pueda ayudar también a otros. Y Teresa, gracias por estar en mi vida.

    Rocio G.
  • Es una terapia para encontrarme conmigo misma. Donde puedes hablar sin prejuicios y sin juicios. Donde ahondar más en mis sentimientos más profundos sin juicios ni valores. Sacar a flote mis preocupaciones y mis inquietudes pudiendo encontrar las respuestas que tengo yo misma en mi interior y no sabia o no reconocía. Poder entender mi vida y el porqué soy como soy y poder cambiar las cosas que no me gustan. Me estoy encontrando a mi misma y atreverme a realizar mis sueños. Confiar en mi y en la vida y no volver a esconderme.

    Carmen G.
  • Buenos tardes. Es para mí una gran satisfacción poder compartir qué han significado mis primeras sesiones de masaje metamórfico con Teresa Alcázar. Tengo 42 años y en la vida he podido obtener todo lo que la sociedad había proyectado sobre mí con alto grado de satisfacción. Pero la pregunta a las respuesta más íntimas de mi existencia estaban sin contestar. La mirada hacia el mundo era impuesta por mis roles pasados, y sentía que la vida pasaba sin vivirla, cómo si se tratara la vida de otra persona, de otro protagonista. Me veía día a día observando a un extraño, a un personaje con muchas máscaras, en hechos y acontecimientos que nada tenían que ver conmigo mismo. Todo era desconcierto, y aquello a que intentaba aferrarme externamente, pasado un tiempo quebraba, se destruía o simplemente desilusionaba. Cuando sucedía esto la sensación de tristeza, abandono y soledad era aún mayor, e intentaba siempre sustituirla con remedios de adquisiciones materiales, o con reconocimientos profesionales o afectivos de otras personas. La respuesta seguía siendo de nuevo el vacío y la incomprensión generalizada pasado un tiempo. La búsqueda de cada uno no tiene comienzo ni final, es día a día, momento a momento, sólo depende de cada uno el querer pasar la puerta, y eso sí fue mi decisión. Y en esa búsqueda encontré esta técnica de masaje metamórfico. Digo técnica, y no relato la persona que la imparte, porque precisamente lo extraordinario es que acabada cualquier sesión de esta técnica, no hay parte emocional o personal de la impartidora de la técnica, (a partir de ahora expresaré su nombre: Teresa) que quede impregnada dentro de mí o que refleje la persona y no sus palabras o sus actos. Tuve la sensación que desde el inicio de la sesión hasta el final, sólo estaba yo, no había nadie más que yo, y un espejo que reflejaba lo que yo en ese momento podía asumir de mi realidad. Me refiere a mi yo, entendido como algo más que mi ego. De pronto hubo algo dentro de mí que se manifestó y no conocía, o simplemente lo conocía también que había olvidado y de pronto estaba allí. Sabía escucharme, me hablaba y miraba de forma distinta. Teresa, fue el mejor espejo de mí mismo que he podido encontrar, porque era como hablar con la parte de mí que desconocía. En ningún momento hay un vinculo emocional con su persona, la verdad es que todavía me pregunto cómo se puede hacer eso, pero en cada momento sus palabras son interiorizadas por una parte de mi persona que desconocía que existía, pero que captaba sus palabras, pensamientos, miradas……de una forma que sigue siendo sorprendente para mí, porque desconocía. Cada sesión de técnica de masaje metamórfico es una puerta abierta para seguir conociendo dentro de mí cosas que nunca pude imaginar que existía. Me miro en un espejo a fecha de hoy y no me reconozco. Sí reconozco el físico pero no lo que hay dentro de él. Cada día soy una sorpresa para mí. Recuerdo alguna mirada de Teresa que me transmitía algo que mi mente no podía descifrar, pero que había algo dentro de mí que entendía perfectamente. Esa parte de mí que no sabía o que había olvidado es lo que esta persona, con su discreción, humildad, tolerancia, comprensión y sin ningún tipo de vinculación emocional o dependencia ha redescubierto en mí. Y le estoy eternamente agradecido. La vida sigue siendo la misma, por supuesto, pero yo no soy el mismo, y mi forma de mirar al mundo ha cambiado tanto como yo. He aprendido a amarme como nunca lo había hecho con nadie, a saber protegerme, y a escucharme; sí escucharme, aunque parezca muy simple, a escucharme en cada momento y en cada instante. Compartir nuevas enseñanzas en cada sesión desde el desapego emocional de Teresa, y el hacer de ese conducto/reflejo de su persona una forma de descubrimiento de mi esencia que desconocía es un regalo inigualable. Sólo puedo expresar mi agradecimiento por haberme permitido ver la vida desde la luz, desde esa luz que no sé cómo ni porqué un día dejé atrás en el camino. Un fuerte abrazo desde mi ser profundo.

    José Antonio P.
  • Hace algún tiempo llegué a un punto en mi vida en el que me sentía hecha un nudo por un cúmulo de circunstancias, y cada vez estaba más agobiada porque no encontraba la manera de deshacerlo. La vida entonces hizo de las suyas y, gracias a una amiga y sin buscarlo, empecé a recibir masaje metamórfico de manos de Teresa. En cada sesión ella ponía mis ideas “patas arriba”, en el buen sentido, de forma que salía de allí viendo las cosas desde otra perspectiva que me hacía sentir mejor. A modo de ejemplo, siempre me he sentido diferente, rara, demasiado sensible e insegura, con todo lo que ese pensamiento conlleva (no encajo, etc., etc.). Cuando lo hablé con Teresa, lo primero que me dijo fue algo así como “¿y por qué lo “normal” es ser como los demás? Ése es el concepto que TÚ tienes de “normal”, sin embargo no tiene por qué ser así”. Desde ese momento no empleo tantas energías en encajar en situaciones o grupos de personas en los que realmente yo no estoy a gusto: me gusta como soy (sabiendo que tengo defectos que debería mejorar, claro) y no deseo ser de otra manera sólo para, de nuevo, “encajar”. Termino con otra de esas circunstancias que conformaban mi “nudo”: quería ser mamá y, en ese momento y por distintos motivos, no lo conseguía. A pesar de estar bien los dos, iniciamos tratamiento. Se lo conté a Teresa y le conté el miedo que tenía a que saliera mal, miedo al “no” y a la tristeza que ese no me produciría. Además, el tratamiento coincidía con unas semanas de estrés en el trabajo y una mudanza, entre otras cosas, y yo temía que ese estrés adicional sumado a los nervios por el tratamiento hiciera que éste no funcionara (¡qué desgaste!). Teresa me enseñó lo que más tranquilidad me podía dar: daba igual que estuviera nerviosa; si Él o ELLA decidía que era precisamente ese momento de nervios cuando quería venir, vendría independientemente de todo lo demás. Me permití a mí misma sentir nervios cuando fuimos al hospital, estresarme por el trabajo y agobiarme por la mudanza, y aun así estaba en paz. Nueve meses después nació mi pequeño, mi vida.

    Lorena M.
  • Acudí a la sesión por probar, para ver si dando palos de ciego acertaba con algo. Tengo endometriosis desde hace 10 años, en cuanto me la detectaron me tuvieron que operar. Y mi gine me mando a distintas terapias alternativas que con otras pacientes estaban teniendo resultados positivos (homeopatía, quantum). Como no me habían dado resultado decidí buscar por mi cuenta. Busqué reiki en Alcalá y me apareció masaje metamórfico y la foto de Teresa. Así que me presenté allí, sin haber indagado mucho de qué iba el tema. Recuerdo que me transmitió paz y una sensación de oasis en el tiempo. Al salir fue como si le hubieran devuelto las antenas a una hormiga acostumbrada a vivir sin ellas y que no tuviera muy claro cómo utilizarlas de nuevo. Me pareció tan bueno, que se lo recomendaría a todo el mundo. Respecto a la endo, mejoró. El quiste se hizo más chiquitito y los marcadores tumorales se estabilizaron. Tengo que decir, que aunque no hubiera ido bien me encantó la experiencia, tanto que no pude evitar aprender otras terapias como reiki, qui-gong. Me parece una nueva forma de ver y sentir lo que te rodea. ¡Muchas gracias Teresa!

    Maria L.
  • Llegue a la técnica metamórfica y a Teresa porque quería quedarme embarazada, con 40 años y algunos asuntos físicos en contra (según los médicos), el pasado 7 de julio nació Iñigo. Por el camino he descubierto y he aprendido mucho sobre mí, (en particular a escucharme y hablar conmigo misma a través de mi cuerpo, y a quererme más) eso sí a mi ritmo, no ha sido fácil y a veces incluso doloroso (me he “caído” muchas veces pero me he vuelto a levantar siempre), saber que Teresa esta ahí siempre, me guía y no me juzga, me ha ayudado más de lo que pudiera parecer. Cada sesión de metamórfica me ayuda a confiar un poco más en MI, sin duda una de las claves para lograr el embarazo. Además, Teresa me ha enseñado a vivir y expresarme con más amor y menos miedo. En definitiva la técnica metamórfica con Teresa me ha cambiado la vida y no solo por mi recién estrenada maternidad.

    Ana H.
  • ¿Cómo explicar mi experiencia con las sesiones de metamorfico…? Quiza lo que mejor lo resuma es un dialogo con mi alma. Cuando fui por primera vez lo hacía por pura curiosidad! No sabia que mi cuerpo y mi alma me quisieran decir tantas cosas de las que no era para nada consciente. Hace tiempo que me negé mi parte femenina, cerré cualquier posibilidad de ser madre lo cual trajo consigo una serie de problemas físicos. Pero me convencí a mi misma y lo integré como parte de mi realidad y la de mi pareja. Y estaba segura….hasta que en una sesion salío de mi boca que queria ser madre…¿De donde salío eso?…y despues me sentí libre hasta los dolores de espalda mejoraron del peso del que me liberé. En ocasiones no somos conscientes del daño que nos hacemos a nosotros mismos hasta que algo te hace despertar, en mi caso son las sesiones de metamorfico. Gracias Teresa por acompañarme en mi viaje.

    Cristina M.
  • Mi experiencia con la Técnica de Masaje Metamórfico ha sido sanadora a muchos niveles: empecé a acudir a las sesiones recomendada por una buena amiga. En principio, mi intención era solucionar lo que yo creía era un problema en la relación con la pareja. Poco a poco se fueron desentramando lo que eran diversas cargas que arrastraba desde hacía años. Al poco tiempo comprobé, que “poniéndolos sobre la mesa”, todo puede resolverse. A esto me ayudó el masaje metamórfico, a reconducir mi manera de pensar y sentir en diversos temas, a contemplar las cosas desde otro punto de vista, a no juzgar si no aceptar, a querer mejorar mi bienestar emocional. Comprendí, que lo más importante para sentirse bien, es cuidar de uno mismo, de la propia base, y una vez fuerte, salir al mundo.

    Violeta L.
  • Me diagnosticaron trastorno ansioso depresivo y a través de la terapia metamórfica conseguí ver cuál era la verdadera raíz de mis problemas y adquirí las herramientas necesarias para enfrentar los problemas del día a día. Cambió totalmente mi vida.

    Cristina A.
  • Hace algo más de un año fui a visitarte porque me encontraba en un punto en el que necesitaba ayuda. Tras la primera sesión supe que los cambios solo vendrían desde mi interior y comencé un viaje donde la única que tenía las claves para sanarme era yo misma. El espejo, el ego, poder reconocer con humildad que tengo mucho en lo que trabajar a diario... por mi, por mi familia, porque el momento es ahora, se han convertido en un proceso de crecimiento necesario y vital. Voy dando pasos pequeños, poco a poco, siendo constante. Tanto mis miedos como los momentos de dolor los agradezco desde mi corazón infinitamente porque me han llevado a sanar aquellas emociones atrapadas y aquellos bloqueos que no era capaz de ver, de los que no era consciente. He perdonado y me he perdonado para ver nacer a mi mejor versión. Por eso quiero darte las gracias, por tu generosidad, por tu paciencia, por tanta ayuda, por estar SIEMPRE allí con palabras amables y dándome aliento. En mi vida todo fluye y la transformación es continua. En casa has transformado tres vidas. Que todos los seres de luz te acompañen e iluminen SIEMPRE y puedas continuar tu labor ayudando e iluminando mas estrellas. MIL GRACIAS!

    Yessenia Quinteros Edgar

Servicio de acompañamiento para los más pequeños

¿Necesitas una sesión de terapia y no tienes con quien dejar a tu hijo? Ya no hay excusa…

Podrás venir a Creación Única mientras cuidan de tu pequeño o pequeña por solo 5€ más.
Mientras recibes la terapia, tu hijo estará en una sala contigua disfrutando de un rato de juego o descanso totalmente acompañado y atendido por Ana Herreras, bióloga dedicada al medio ambiente y amorosa mamá por vocación
Tu hijo te lo agradecerá en todos los sentidos. Tú te cuidas para poder cuidarle mejor.